Los países del Caribe se preparan para la temporada de huracanes

Jueves, 9 de julio de 2020

Los científicos predicen una severa temporada de huracanes, mientras las economías del Caribe se encuentran devastadas por la pandemia, junto con los restos de las temporadas pasadas de huracanes. Lamentablemente, los países de esta región no han podido prepararse por completo.

Tan sólo a diez meses de que el pasado huracán Dorian destruyera el norte de las Bahamas, los territorios centroamericanos continúan sin poder recuperarse, incluso a pocas semanas de una nueva temporada de catástrofes climáticas.

Si bien, la reconstrucción se trata de procesos lentos, esta se ha desacelerado aún más este año debido a la pandemia del Covid-19. El pastor evangélico, Stafford Symonette, cuya casa en la isla de Gran Ábaco quedó destruida tras el paso del huracán, afirmó que la pandemia “frenó por completo las labores de reconstrucción. Todavía hay mucha gente que viven en tiendas de campaña y refugios temporales”.

Los países ubicados en el Caribe y el Atlántico Norte, se encuentran en medio de un dramático punto de convergencia entre la pandemia actual y la temporada de huracanes en el Atlántico, que se viene y que según los pronósticos, será más activa de lo normal.

La pandemia ha complicado los proyectos de reconstrucción emprendidos, paralizando las economías, muchas de las cuales dependen del turismo. Y ha forzado la redistribución de los pocos recursos que los gobiernos poseen. Muchos de estos recursos, serían usados para las labores relacionadas con los huracanes, sin embargo hoy son empleados para enfrentar a la crisis de salud pública.

Trabajadores de la salud realizan exámenes del coronavirus en San Cristóbal, República Dominicana, en junio.

En caso de desatarse una tormenta, los centros de evacuación junto con los refugios podrían convertirse en potenciales focos de contagio de coronavirus, estableciendo nuevos protocolos para mantener las evacuaciones.

“¿Estamos preparados para esta temporada de huracanes?” preguntó el embajador de Antigua y Barbuda en Estados Unidos, Ronald Sanders, en la Organización de los Estados Americanos.

“La respuesta es no. Y no me importa si alguien dice lo contrario. No hemos podido destinar ni un centavo en la preparación para huracanes este año” agregó seguido de “Estos países están en apuros y así han estado desde hace tiempo. La realidad es que estamos en una situación desesperada”.

Los climatólogos del gobierno de los Estados Unidos, predicen que esta temporada de tormentas en el Atlántico, la cual comenzó el 1 de junio y se extenderá hasta el 30 de noviembre, tendrá un máximo de 19 tormentas, de las cuales seis podrían tratarse de serios huracanes de categoría elevada.

Una temporada promedio de huracanes tiene 12 tormentas y tres huracanes de gran magnitud.

Esta temporada inició en condiciones económicas precarias, con una pandemia que destruyó parte de la industria del turismo (el motor de la economía en el Caribe).

El Banco de Desarrollo del Caribe, estima que la actividad económica de la región podría contraerse hasta un alarmante 20% en este año.

Laura-Lee Boodram, funcionaria de la Agencia de Salud Pública del Caribe advirtió durante la mesa de debate que llevó a cabo la Organización de Turismo del Caribe, que “Sin lugar a dudas, tendremos una mayor tasa de contagios cuando enfrentemos una amenaza natural como un huracán, sobre todo con respecto a la Covid-19 entre otras enfermedades que podrían surgir”

Ebony Thomas limpia la casa de su familia tras el paso del huracán Dorian en McLean’s Town en las Bahamas, en septiembre pasado.

Las Bahamas, fueron azotadas el 1 de septiembre de 2019, causando miles de estructuras y daños por miles de millones de dólares. Mientras que habían comenzado los esfuerzos de recuperación, el país registró su primer caso de coronavirus el 16 de marzo.

El gobierno de Bahamas prevé incurrir en el déficit más grande en la historia del territorio, siendo este de 1300 millones de dólares, este año fiscal (un 11,6% del producto interno bruto). El vice primer ministro y ministro de Finanzas de las Bahamas, Peter Turnquest, declaró esta semana en una entrevista que “Cualquier afectación significativa a causa de las tormentas este año nos pondría en una situación muy grave en términos de previsiones presupuestarias”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *