Los automóviles eléctricos chinos ponen en alerta al mercado occidental

Domingo, 19 de julio de 2020

China ha logrado en las ultimas décadas posicionarse como uno de los mayores productores de automóviles del mundo, y aunque su mercado ha sido cuestionado en diversas ocasiones por la seguridad que ofrecen algunas marcas, se están comenzando a ofrecer gamas más competentes a un precio más bajo.

Ultimamente, el gigante asiático se esta convirtiendo en un fuerte competidor de las marcas europeas y estadounidenses, representando una competencia a la industria occidental.

Gracias a los avances en el diseño automotriz en China, se está comenzando a ofrecer soluciones eléctricas reales, con especificaciones cercanas a las marcas de alto calibre y a un precio menor.

Un ejemplo de esto señalado por la revista Forbes, es el Xpeng P7, actual rival del Model 3 de Tesla, acelerando de 0 a 100 kilómetros por hora en tan sólo 4,3 segundos. Otro ejemplo es el sedán de lujo BYD Han, que con su opción de alto rendimiento se puede llegar a los 100 kilómetros por hora en 3,9 segundos.

BYD, es uno de los fabricantes chinos que ya han empezado ha vender automóviles eléctricos en los Estados Unidos.

Los automóviles chinos puede alcanzar diversos precios debido al amplio abanico en donde el EP9 cuesta unos 3,1 millones de dólares, debido a sus únicas 6 unidades en el mundo, y el EX5 que cuestan alrededor de 20.000 dólares y se encuentra equipado con un motor de 160 kilovatios, tal como el Nissan Leaf que cuesta el doble.

Son los automóviles accesibles los que más impactarían en el mercado occidental debido a la competencia que presentan. Por ejemplo en el Reino Unido, es el MG ZS EV el automóvil eléctrico más asequible, siendo este mismo fabricado por la empresa china SAIC por unos 32.000 dólares.

Las ventajas de China frente a sus competidores occidentales es evidente, puesto a que es el mayor productor mundial de litio, un componente esencial y principal en las baterías de los eléctricos y otros elementos. Sumado a esto, China controla el 100% de las existencias del grafito esférico y el 62% del cobalto químico global.

Una de las mayores desventajas del mercado Chino, es la actual guerra comercial y las tensiones políticas de Pekín con Washington y Europa. Siendo el causante del impedimento para que el mercado chino invada con este tipo de vehículos las ciudades del mundo. Forbes asegura que si se tratara de un mercado liberalizado basado en la relación calidad-precio “los autos eléctricos chinos ya estarían dando noches de insomnio a los fabricantes europeos y estadounidenses. Pero es probable que la política y el proteccionismo económico los mantengan a raya por un tiempo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *