Coca-Cola sobornó a científicos para minimizar los perjuicios a la salud en las bebidas azucaradas

Jueves, 6 de agosto de 2020

La revista médica Public Health ha acusado a la empresa Coca-Cola de influir mediante elevadas sumas monetarias, a los estudios científicos que restaban importancia en la incidencia de las bebidas azucaradas en la obesidad.

Se examinaron 18.000 correos electrónicos entre la sede de la empresa en Atlanta con la Universidad de West Virginia y la Universidad de Colorado, las cuales fueron parte del Global Energy Balance Network, una organización considerada sin fines de lucro la cual estudia la obesidad entre 2014 y 2015 en los Estados Unidos.

Supuestamente GEBN fue creada por Coca-Cola con el fin de minimizar el peligro que presentan las bebidas azucaradas, por lo que la empresa de bebidas habría financiado directamente con al menos 1,5 millones de dólares en 2015 a la organización. Sumado a esto se realizaron diversas contribuciones financieras añadidas a los académicos afiliados al equipo de investigaciones.

La idea era promover que la falta de ejercicio era la causante de la ola de obesidad y no la mala dieta. Según los autores esto se debe a que Coca-Cola Company era uno de los principales donantes de la investigación, aprovechando esto para inflar su cantidad de socios colaboradores para que la multinacional no destaque como principal financiador.

Además se considera la inclusión de las universidades como posibles patrocinadores: “Nuestra preferencia sería tener a otros patrocinadores a bordo primero. De momento, contamos con dos patrocinadores, Coca Cola y un donante anónimo” dice uno de los correos.

“Coca-Cola utilizó a académicos de salud pública para llevar a cabo tácticas clásicas del tabaco para proteger sus ganancias” afirmó el director ejecutivo de US Right to Know, Gary Ruskin.

Es el “último ejemplo de la terrible comercialización del trabajo universitario y de la salud pública. Es un punto débil en la historia de la salud pública y una advertencia sobre los peligros de aceptar fondos corporativos” añadió Ruskin, refiriéndose a una supuesta alianza entre la empresa y una red de académicos denominada “Email Family, la cual “promovió mensajes asociados con su estrategia de relaciones públicas”. Su estrategia consistía en apoyar a esos científicos en el avance de sus carreras y el desarrollo de sus instituciones médicas.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *